Blog

La figura del capitán en un equipo de fútbol

Miguel Ángel García Aroca

En un equipo de fútbol la figura del capitán es muy importante no esta solo para llevar el brazalete, es mucho más que eso.

El capitán juega un doble papel en los equipos de fútbol, por una parte están sus derechos y deberes como capitán y por otra como jugador. Entre sus funciones como capitán se asigna la tarea de representar al equipo. Sus tareas van encaminadas a elevar la efectividad del equipo y a mejorar el rendimiento deportivo del mismo. En las situaciones más difíciles es el capitán el que tiene el papel más relevante, debe controlar sus emociones y  las del resto de sus compañeros.

Por otra parte debe hacer de intermediario entre los jugadores y el entrenador. Durante el juego el capitán está subordinado (al igual que todos los miembros del equipo) al entrenador. Aunque puede decirse que el capitán debe subordinarse (en cierta medida) a los entrenadores, para resaltar su capacidad para dirigir el grupo. Su liderazgo estará constantemente dirigido (en la mayor parte) por las orientaciones de los entrenadores por lo que tendrá  restringida su capacidad de independencia e iniciativa. Las acciones del capitán en el terreno de juego se manifiestan en situaciones conflictivas y críticas.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El capitán debe ser muy cuidadoso en estas situaciones para evitar no realizar él o alguno de sus compañeros de equipo ataques injustificados contra el rival o con su comportamiento estimular a algún jugador a realizarlo. Sobre todo a aquellos jugadores que presentan inestabilidad emocional y que pueden cometer errores de esta naturaleza.

Teniendo en cuenta que el papel del capitán está bien definido con sus reglas correspondientes, con sus obligaciones y sus deberes, se presupone, que él debe influenciar positivamente en la conducta de sus compañeros.

Las relaciones entre el entrenador y el capitán tienen una gran importancia en el plano de la colaboración del entrenador con el equipo, sobre todo en situaciones complicadas en las que se necesite conocer la opinión de los miembros del equipo.

No hay que olvidar que el capitán es un líder elegido por sus compañeros (los puede poner en contra del entrenador) con frecuencia contribuye al fracaso inexplicable de un equipo, al conflicto y hasta la salida del equipo del entrenador.

El entrenador que tiene buenas relaciones con los miembros del grupo, puede en mayor medida consolidar éstas, si combina la dirección del equipo con relaciones emocionales amistosas con los jugadores. Esto se puede lograr cuando el entrenador asesora y da consejo a los jugadores y se acorta la distancia que existe entre él y los futbolistas, debido a la diferencia de edad, a la experiencia, así como a sus derechos y deberes.

Para establecer y mantener unas relaciones estables y favorables con el equipo, es importante que el entrenador sepa establecer sus relaciones con el capitán, prestándole atención a los aspectos siguientes:

  • Los objetivos y las tareas del capitán y del resto de jugadores deben coincidir.
  • El capitán, al cumplir la orientación  del entrenador, desempeña el papel de entrenador “ocasional” sólo en situaciones determinadas.
  • El papel de capitán es más una responsabilidad, que un privilegio.
  • El papel del capitán trae consigo el cumplimiento de funciones determinadas, incluso fuera del terreno de juego.
  • El capitán debe saber diferenciar la relación positiva o negativa de todos los miembros del equipo hacia un jugador determinado, independientemente de su relación personal con dicho jugador.

Las relaciones de los diferentes miembros del equipo con el capitán tienen mayor importancia que las relaciones entre los jugadores. A esto se le debe prestar una atención especial.

Todas estas exigencias deben de tenerse en cuenta a la hora de elegir al capitán. Por eso a diferencia del líder que aparece en gran medida de forma espontánea y accidental, la situación del capitán es administrativa. En virtud de esto la elección del capitán está condicionada por una serie de principios y criterios tradicionales, que tienen en cuenta la edad y la experiencia del candidato, su peso especifico en el equipo, la capacidad para establecer contacto con los dirigentes y entrenadores, su nivel cultural y educacional y sus éxitos fuera de la actividad deportiva.

Teniendo en cuenta todo esto, hay que decidir, si el papel del capitán se determinará realmente por elección, o si estas funciones  para reafirmar el orden serán confiadas al futbolista, que fue designado para este cargo para un plazo determinado.

Los criterios de la elección del capitán no deben determinarse con excesiva rigidez. Veremos casos, en equipos juveniles que elegirán como capitán a un jugador, que va mal en los estudios, y que además de esto tiene algunas conductas inapropiadas (salir la noche antes de los partidos, fumar…). Sin embargo, el candidato tiene unas características que ya le había demostrado antes, por lo que el grupo lo prefiere precisamente a él.

Con frecuencia nos encontramos casos en los que el equipo, ve en la persona del capitán a un líder formal, y a otro jugador como líder informal. (real o verdadero). Se produce una situación compleja, en la que las cualidades personales de estos jugadores y el carácter de las relaciones existentes entre ellos adquieren una gran importancia.

En lo que representa la figura del capitán, los británicos están por encima del resto, para ellos “su capitán” es la autentica imagen de su club.

Fotos. Miguel Gómez Alvarado

0
  Artículos relacionados

Añadir un comentario